fbpx

NUESTRO CEREBRO ES EL BOSQUE DE NUESTROS PENSAMIENTOS

Estudiando sobre Mindfulness, encontré este artículo que me encantó. La metáfora creativa que hace el autor Antonio Crego  del “Bosque” con el cerebro y nuestra mente.

Pero, ¿Cuál es la deferencia entre cerebro y mente? Entendamos como cerebro al centro biológico que recibe los estímulos del interior y del exterior de nuestro cuerpo, y mente lo que el cerebro hace, el conjunto de actividades y pro­cesos conscientes e inconscientes, cognitivos, afectivos y, conductuales.

Una vez entendidos los conceptos, cito textualmente una parte de la maravillosa metáfora:

“Nuestro cerebro es el “bosque de neuronas” que guarda “los secretos de la vida mental”(*). Los pensamientos, emociones y sensaciones que experimentamos, e incluso la propia noción de quienes somos, hunden sus raíces en alguna parte de su suelo. En un bosque así es fácil perderse, quedar atrapado, o incluso tener algún que otro desencuentro con las variadas criaturas que lo pueblan. A veces, las emociones negativas cuelgan de las ramas de sus árboles como si fueran serpientes en la selva, y algunos pensamientos pueden ser tan perturbadores como una lechuza en plena noche.

Pero nuestra mente también es un bosque majestuoso, lleno de caminos seguros y tranquilos por los que pasea la razón, de manantiales que inspiran nuestra creatividad, o de tranquilos claros en los que encontrar un momento de calma y paz”. *

Resulta interesante observar que nuestro cerebro funciona de manera orgánica ante los estímulos que percibimos a través de los sentidos, son sensaciones, que generan emociones, en donde entra en acción nuestra mente.

Hasta ahí, todo va bien; en donde podemos perdernos, como dice el autor, es cuando quedamos atorados en esas “ramas de emociones  negativas” , que yo llamaría  pensamientos negativos; que cuelgan dentro de este “bosque misterioso y abstracto de neuronas y conexiones energéticas”, perdiendo la consciencia de la experiencia del aquí y el ahora, en una conducta reactiva y poco compasiva, no solo hacia el o los generadores externos o internos de los estímulos, sino hacia nosotros mismos poniendo en riesgo nuestro equilibrio y salud mental.

Y entonces… tenemos las técnicas de Mindfulness que nos ayuda a conducirnos a esos “caminos seguros y tranquilos, a esos manantiales de creatividad y serenidad” recordándonos cada vez que practicamos mindfulness que debemos seguir hacia el aquí y el ahora de las sensaciones de los estímulos percibidos por el cerebro, sin juzgar  y sin apego a esos pensamientos negativos,  es decir;  VIVIR EN LA CONSCIENCIA, VIVIR MINDFULNESS.

Claudia Muñoz. Instituto Mindfulness de México

*(Crego, Antonio. Investigación y Ciencia, Septiembre 2014)

Related Posts

Leave a Reply